SHIVA. La Única Realidad.

Shiva y Parvati

Por Yogacharya Eric Manquez

SHIVA, La Única Realidad, Lo Singular, representada por el Gran Falo que en Sí y por Si provee de la semilla de la creación que se extiende como Conciencia, creando la mente como espacio de Manifestación –como su Shakti – en la cual El es el Único que danza aquí como Nataraja.

El Señor Shiva al manifestarse como Conciencia, siempre será conciencia de algo, está determinada a encontrarse con Sí Mismo como Lo Otro, esta es la semilla del deseo, la felicidad futura en el encuentro de otro, en nuestro eterno deseo de comunión, de regresar a Si Mismo en el amor del Otro. Esto es lo que forma la comunidad, las naciones, el mundo, la familia, los hijos, el sexo, los amigos, y un largo etc., que incluye la totalidad de la vida humana. Esto es el eterno retorno a Dios.

El Divino Sri Ramana dijo; Renuncia no es ir a la montaña y sentarse en una gruta, esto no es dejar la familia, tienes que renunciar a la familia de tus pensamientos, son ellos los que te atan al mundo.

Lo que no se entiende muy bien es que; no es que yo sea Shiva, sino al contrario El Es esta Conciencia de yo-persona, es El el que danza aquí, y nuestro error es querer alcanzarlo en el otro.  Porque como dije antes, la Conciencia es Conciencia de Lo Otro, y es por naturaleza impulsada al encuentro de ese Otro en donde me doy cuenta de mi. Este es el origen del deseo y de la confusión. El impulso a lo otro en  el que nos reconocemos. Esto no es necesario.

Sin embargo la buena noticia es, que los términos que se han usado como; La Renuncia, el Ayuno, el Celibato, es Permanecer en esta Conciencia y Renunciar al habito de pro-crear más pensamientos, más recuerdos, más emociones, más deseos que nos liguen a lo otro. Esto es tomar distancia, a esto se refiere el término Pratyahara, quitar el reconocimiento al objeto de la percepción, para permanecer como Shiva, como el gran falo, evitando la eyaculación de pensamientos, evitando sembrar más semillas y como consecuencia seguir incrementando nuestro pequeño mundo de deseos. Esto no se refiere a dejar de hacer el amor con la persona que amas o durar mucho para ser más espiritual. En este contexto el termino ayunar no se refiere a no probar bocado o pasar hambre. Es hacer un alto y ver como el mundo danza a tu alrededor, y tu deja de tocar el tambor. Guarda silencio, solo se el Testigo fiel y discreto.

Cuando el fruto está maduro, cae por su propio peso, dice la Tradición.

De igual modo, esta pequeña conciencia de yo – una persona deseosa de encuentros – debe renunciar a todo lo que su mundo mental ofrece pues esto es la razón de su cautiverio, y regresar diariamente sobre sí misma, tarde o temprano el velo cae,  y solo el Señor SHIVA Esta Aquí danzando en  Si Mismo. Disfrazado de ti y de mi, de rio, montaña y viento.

Por esto la  Meditación y los actos generosos se deben practicar diariamente. Y por sobre todo, obedecer fiel y humildemente las sugerencias del Gurú, pues solo por su Divina Gracia, SHIVA deja de tocar su tambor y se revela. HARI OM.

Los comentarios están cerrados.